ⓘ Jaume Ferrer Bassa fue un pintor y miniaturista de la Corona de Aragón, donde trabajó intensamente para la corte de los reyes Alfonso IV y Pedro el Ceremonioso. ..

                                     

ⓘ Jaume Ferrer Bassa

Jaume Ferrer Bassa fue un pintor y miniaturista de la Corona de Aragón, donde trabajó intensamente para la corte de los reyes Alfonso IV y Pedro el Ceremonioso.

Ferrer Bassa abandonó la inicial influencia francogótica y, como otros pintores de la Corona de Aragón, se decantó tanto por la escuela florentina como por la escuela sienesa, después de entrar en contacto con estos movimientos durante una estancia en Italia. Se le considera, junto con su hijo Arnau, el fundador del principal obrador de italianismo pictórico en Barcelona y en toda la Corona de Aragón, bajo el impulso áulico de la corte de los reyes de Aragón.

Los historiadores de principios del siglo XX lo llamaron el "Giotto catalán". ​ Hay datos de su biografía en las ciudades de Zaragoza y Barcelona entre los años 1324 y 1348, cuando se cree que murió de peste junto con su hijo y discípulo Arnau Bassa.

                                     

1. Vida

Origen

Su vida personal ha sido relacionada con un estilo libertino y amante de la buena vida, considerado por algunos historiadores un "Filippo Lippi la catalana". El rey Jaime II en 1315 y a instancias de su esposa María de Chipre, lo perdonó por el asalto a tres doncellas. ​ Su hijo Arnau Bassa también murió víctima de la epidemia en ese mismo año.

                                     

2. Taller

Existen documentos de los años 1340 que identifican y relacionan diversos pintores de Barcelona vinculados con Ferrer Bassa. Uno de estos documentos de 1341 sitúa a Bernat Vital y Bernat Valls actuando conjuntamente como testigos. ​

El trabajador de su taller Ramon Destorrents terminó algunos de los trabajos ya apalabrados y continuó al servicio del rey.

                                     

3. Estilo

Ferrer Bassa abandonó su primera influencia francogótica. Como otros pintores de la Corona de Aragón, recibió la influencia de las escuelas florentina y sienesa y se le ha llamado el "Giotto catalán". A pesar de eso, no se cree que su "giottismo" fuera una influencia directa de la escuela florentina, sino de los hermanos Pietro y Ambrogio Lorenzetti, los cuales importaron el estilo de Giotto desde Asís hacia Siena. ​

                                     

4. Obra

Durante muchos años se ha considerado que la documentación más antigua correspondía al pago de las pinturas de Sitges de 1324. Una documentación descubierta en 1995 en el libro de visitas pastorales de la iglesia de Santa María de Alcover, sin embargo, recoge que el 29 de enero de 1315, en calidad de pintor de Villafranca, acordó con Guerau de Artiá, Pere de Muntsó, Guillem Guerau y el presbítero Bernat Spana o Spaera, que retornaría a Alcover ocho días después de la Candelaria con un ayudante para pintar una imagen de Santa María en un paramento de la iglesia. Por el trabajo recibirían diariamente 21 deniers él y 12 su ayudante, además de la manutención, una cantidad modesta que denota que podría ser uno de sus primeros trabajos. El hecho de trabajar in situ hace pensar que se trataría de un fresco o una técnica mixta como la que usó en 1346 en las pinturas de Pedralbes. El estado actual de la iglesia después de ser quemada en 1936 no permite identificar ningún rastro, si bien existe una foto anterior, obra de Pere Català Pic, donde se aprecian restos de pintura en la pared de los pies de la iglesia, bajo el coro. ​



                                     

5. Legado artístico e influencias

El taller de Ferrer Bassa fue muy activo e influyente en la primera mitad del siglo XIV. En parte por su estilo innovador con la importación del gótico italiano y en parte por contar con el rey de Aragón como su cliente principal.

Su hijo Arnau Bassa tenía que haber sido el continuador de la estirpe y liderar los importantes artistas del taller como el maestro del Escrivá, el Maestro de Baltimore o Ramon Destorrents. Pero la muerte súbita de ambos padre e hijo en 1348 a causa de la peste situó a Ramon Destorrents al frente del taller, por lo menos para finalizar algunos de los encargos del taller. ​

De esta forma, primero Destorrents y a continuación los hermanos Serra fueron los continuadores de la estilo italogótico incorporado por Ferrer Bassa hasta la llegada del gótico internacional a partir del 1400.